De forma clara y sencilla diré que como todos los espíritus que poblamos el infinito Universo, vengo de Dios nuestro Creador; ahora bien, la “casa” de nuestro Padre Dios, tiene muchas habitaciones, como ya dijo Jesús de Nazareth, es el Infinito Universo, o sea, el astral que podemos llamar mundo infinito espiritual, espacio infinito del espíritu, también se le llama cosmos, etc., poblado de un número infinito de mundos y Soles. Bueno, pues del mundo del Espíritu de Dios venimos todos; referente a mí mismo os diré que ya llevo viviendo en los mundos físicos o lo que llamamos materiales, miles y miles de años de otros mundos y del mundo actual donde vivo ahora con vosotros; ya he dicho en otras ocasiones que todos los espíritus vamos a los mundos físicos, unos para aprender y otros para enseñar, pero los que van a los mundos para enseñar también en su día fueron para aprender; hoy ya puedo decir a este mundo que llamamos Tierra, que yo he venido para enseñar, pero también lo están haciendo otros espíritus en nuestro mundo, y no busquéis a estos espíritus en seres humanos llenos de sabiduría humana, en lo que se dice cultura, riquezas materiales, etc., porque no los encontrareis, pero sí que encontraréis espíritus muy avanzados, evolucionados, en seres humanos sencillos, sin estudios humanos, pobres, simplemente obreros manuales. No olvidéis lo que tantas veces os he dicho, yo he trabajado toda mi vida de yesero, no tengo estudios humanos ni riquezas materiales, por la sencilla razón de que ya no necesito estas cosas, que son juguetes que el espíritu va dejando cuando va creciendo, y crecer espiritualmente es la base de todo el plan de Dios en el infinito Universo; ahora os diré algunas cosas referente a mis estudios como espíritu. Hace miles de años que ya estaba en este mundo, en China, Egipto, Israel, Italia, etc., y ahora en España, en la isla de Mallorca; referente a otros mundo he vivido también muchos años en lugares que se les llama, Saturno, Marte, Luna, etc. en los cuales tuve que aprender muchas cosas, en el plan físico, pero hoy cuando voy a estos mundos en viaje astral ya no me ocupo de lo físico, simplemente es para reunirme con otros espíritus, diremos en plan humano, que son de mi promoción, o sea, espíritus que ya hemos avanzado bastante para dichos encuentros. Amigos de este mundo, tratad de comprender mis mensajes, son simplemente lecciones que tenéis que grabar fuertemente en vuestra mente, y después tratar de andar en el camino espiritual sin muletas de ninguna clase, nada pues de religiones, sectas, sociedades, etc., y si avanzáis vosotros mismos veréis en el astral, lo sabréis claramente, por ejemplo, que muchas cosas que se os dicen referente a Jesús de Nazareth, no son la verdad de lo que realmente sucedió, y si vais recordando vuestras vidas pasadas, tal vez os encontréis con el mismo Jesús de Nazareth, trabajando con él, escuchar sus pláticas o sermones, ser perseguidos con él y morir con alegría con él, como hice yo mismo .


Julio de 1986