Mensaje a todos los sacerdotes católicos, pastores protestantes, a toda la jerarquía de ambos lados, a todos salud y paz, permitid el tuteo, ya que éstas líneas son cristianas. Yo, Cayetano Martí, obrero yesero ya jubilado, natural de Inca, Mallorca, pero resido en Palma desde muy joven, empecé a trabajar a la edad de nueve años de aprendiz de herrero, y a los catorce años empecé de yesero hasta mi jubilación, por lo tanto no fui mas que unas pocas semanas a la escuela, aprendí a leer y a escribir un pocoyo solo, pero he dedicado toda mi vida a Dios; conozco bastante el catolicismo y muchas sectas del protestantismo, y también el judaísmo, y claro está que unos y otros han intentado en lo posible atraerme a su religión, pero yo he procurado siempre ser fiel a Dios. Pero unos y otros me han dado pruebas suficientes de que desconocen a Cristo, ser católicos del Papa, seguidores de Lucero, o creyentes judíos, todo esto no tiene nada que ver con Cristo, y lo importante y necesario es ser cristianos de Cristo. Yo mismo, con mi experiencia espiritual en mi vida, y las enseñanzas sencillas de Jesús de Nazareth, Cristo, que de forma oral me han sido dadas de padres a hijos, como descendientes de los israelitas que vinieron a Mallorca hace muchos siglos, y junto con otras personas también en mi caso, hemos hecho posible, gracias a Dios, el renacer del cristianismo primitivo, o sea, la pequeña iglesia pobre que un día reunió hace dos mil años, un obrero carpintero, Jesús de Nazareth, Cristo. No somos una secta más, no queremos organizar nada más que nuestra propia vida, nada pues de locales, socios, sacerdotes a sueldo, etc., de esta forma sencilla será difícil, imposible que entren personas ricas y destruyan la iglesia, como ya pasó siglos anteriores; por esto la idea base es esta, “La iglesia verdadera en cada casa obrera, y Cristo en el corazón”, sin más guía, sacerdote, pastor, maestro, etc., que CRISTO, esto es todo, es el renacer del verdadero cristianismo. Y el motivo de este mensaje, o carta evangélica, es el de dar idea clara, o mejor dicho alternativa para el catolicismo, protestantismo, etc., para dar solución a todos los graves problemas, espirituales y sociales de la humanidad. No se trata de criticar más, ya se ha hecho durante muchos siglos, se trata de daros una simple pero única salida, al llamado cristianismo católico y protestante, que está muerto, y para que resucite tenéis necesidad de un cambio total. Acudid a Cristo, pero hacedlo como lo hemos hecho nosotros, iglesia pobre, con todas sus consecuencias, como Jesús de Nazareth y sus apóstoles, obreros y obreras, sin más “Maestro” que Cristo, o sea, el Espíritu de Dios. Ánimos pues amigos, católicos y protestantes, es el gran momento histórico, para vosotros y todas las demás religiones del mundo.

Abril de 1989