“Te ganarás el pan con el sudor de tu frente”, Génesis 3-19. “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”, Levítico 19-18. “En Dios está mi salvación y mi gloria”, Salmo 62-7. “Mejor es el pobre que camina en su sencillez”, Proverbios 19-1. “No trabajes por ser rico”, Proverbios 23-4. “Mejor es el pobre que camina en su integridad, que el de perversos caminos, y rico”, Proverbios 28-6. “Y dejaré en medio de ti, un pueblo humilde y pobre, los cuales esperarán en el nombre de Dios”, Sofonías 3-12. “No podéis servir a Dios y al dinero”, Mateo 6-24. “No os hagáis tesoros en la tierra”, Mateo 6-19. “El Hijo del hombre no tiene dónde recueste su cabeza”, Mateo 8-20. “Y andado Jesús junto a la mar de Galilea, dijo a algunos pescadores, venid en pos de mí”, etc., Mateo 4-18 al 21. “Aprended de mí”, Mateo-11-29. “Donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy en medio de ellos”, Mateo-18-20. “Es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios”, Mateo 19-24. “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”, Marcos 12-31. “Bienaventurados vosotros los pobres, porque vuestro es el reino de Dios”, Lucas 6-20. “Yo te alabo Padre Señor del cielo y de la tierra, que escondiste estas cosas a los sabios y entendidos, y las has revelado a los pequeños”, Lucas 10-21. “Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres”, Juan 8-32. “Entonces viendo la constancia de Pedro y de Juan, sabido que eran hombres sin letras e ignorantes, se maravillaban; y les conocían que habían estado con Jesús”, Hechos 4-13. “Dios es amor; y él que vive en amor, vive en Dios, y Dios en él”, Primera Juan 4-16. “Ahora, oh ricos, llorad vuestras riquezas están podridas, habéis vivido en deleites sobre la tierra, etc.”, Santiago 5-1 al 6. “El que venciere será vestido de vestiduras blancas”, Apocalipsis 3-5.

Aquí tenemos algunos de los muchos versículos de la Biblia, suficientes para demostrar que la Iglesia Pobre de Cristo es la única y verdadera, ya que la Iglesia rica no tiene base bíblica, ni humana, pues la Iglesia rica está formada de ricos y pobres, explotados y explotadores, militares y marqueses, condes, etc., la Iglesia rica, llámese como se llame, no es la sencilla Iglesia que fundó el obrero carpintero Jesús de Nazareth el Cristo. Nosotros los obreros y obreras que formamos la Iglesia Pobre en Mallorca, y en otros lugares del mundo, somos los verdaderos apóstoles de Cristo, somos sacerdotes de Dios; y esto está al alcance de todos los seres humanos que busquen de verdad a Cristo, en su propia vida, en sí mismo, pero teniendo presente que, “No se puede servir a Dios y al dinero”. No somos una secta más, somos obreros, y algunos somos descendientes de los primeros israelitas cristianos que llegaron a Mallorca, poco tiempo después de la muerte de Jesús de Nazareth, cuyas sencillas enseñanzas nos han sido transmitidas de padres a hijos de forma oral, y teniendo, claro está, nuestras propias experiencias. Somos pues el renacer de la Iglesia primitiva, somos la Iglesia Pobre de Cristo, y nuestra sincera llamada a toda la humanidad, es que acudan de verdad a Cristo, al Dios Universal, la única salvación para todos. Ánimos y adelante amigos. Así sea.

Abril de 1992