La Iglesia Pobre que fundó, o dio a conocer el obrero carpintero Jesús de Nazareth, el Cristo, es el único y verdadero cristianismo en el mundo. Los obreros y obreras que formamos la Iglesia Pobre en Mallorca, algunos somos descendientes de los primeros israelitas cristianos, que llegaron a Mallorca muy poco tiempo después de la muerte de Jesús de Nazareth, y ahora, descendientes o no, pero todos obreros, formamos la Iglesia Pobre, la de Cristo. Los cristianos tenemos las ideas muy claras: no votar a nadie, apartarnos del militarismo, procurar no traer muchos hijos al mundo para no aumentar el número de pobres, de paro obrero, de soldados para las guerras que organizan los ricos, etc., y todo esto se ve muy claro por tener Luz de Dios, o sea, el Espíritu de Dios, que los cristianos llamamos Cristo. Todo esto es la bondad de Dios, personificada en el ser humano y todo esto está al alcance de toda la humanidad, si cada ser humano busca de verdad a Dios en sí mismo, en su propia vida; pero la bondad no es tontería o beatería, etc., la bondad es amar al prójimo, no es dejarse engañar, ya que la bondad de Dios es Su Espíritu, que los cristianos llamamos Cristo, que es la Luz, y cuando hay Luz se ven las cosas claras. En la Iglesia Pobre, la de Cristo, no podemos admitir a los políticos, militares, gente rica, etc., porque Cristo dice que seamos pacíficos y que “no se puede servir a Dios y al dinero”. Claro está, que las organizaciones religiosas, que se auto-titulan cristianas, catolicismo, protestantismo, etc., no son la iglesia de Cristo y les aconsejamos a todos que busquen a Cristo en sí mismos, en sus propias vidas y pertenecerán a la única iglesia de Cristo, o sea, la Iglesia Pobre. Aquí podemos referirnos también al judaísmo que hace miles de años que esperan al Mesías, y por muchos estudios que hagan sobre la Biblia, jamás podrán comprender una cosa tan sencilla como es el mensaje de Cristo, buscad el reino de Dios en sí mismo, en la propia vida, esto es el Mesías, el Cristo, o sea, el Espíritu de Dios en uno mismo, en cada ser humano. Ya en muchas otras ocasiones hemos dicho que la búsqueda de Dios es algo muy personal, muy íntimo, es la experiencia espiritual en sí mismo, y claro está, que no se necesitan estudios teológicos, filosóficos, etc., para encontrar a Dios, o sea, su infinito Amor, que es el único que puede enseñarnos y guiarnos en la vida. Somos, pues, la Iglesia Pobre, el único cristianismo de Cristo en el mundo, o sea, la Religión Universal de Dios, por la sencilla razón de que nosotros practicamos y predicamos el Evangelio de Cristo, que consiste en buscar a Cristo en sí mismo, en la propia vida y decir a los demás que hagan lo mismo; no se trata, pues, de seguirnos a nosotros, pero sí a Cristo. La Iglesia Pobre es el único y verdadero cristianismo en el mundo, y todos los seres humanos, hombres y mujeres, si buscan a Cristo en sí mismo, en su propia vida, son de hecho, apóstoles de Cristo y sacerdotes de Dios. Ánimos amigos. Así sea. Amén.

Marzo de 1996.