cruzsombra

Mucha gente se preguntará al leer nuestras cartas o mensajes, ¿qué es la Iglesia Pobre?. La contestación es sencilla, no somos una secta más, no tenemos locales, no hay socios, cuotas, sacerdotes a sueldo, no vendemos libros, revistas, etc., no hay necesidad de legalizar nada, somos simplemente cristianos de Cristo, ya que tratamos de vivir en y con Cristo, y no solamente nos ajustamos al evangelio escrito, también nos basamos en las experiencias propias y, sobre todo, en la oración.

Tratamos de vivir la vida sin ensuciarla, procuramos ser santos, pero no tontos y para nosotros es normal ser objetor de conciencia, ciudadano del mundo, y procurar no traer muchos hijos al mundo; basta de explotación, paro, guerras, etc.. Y como los primeros cristianos, tenemos la iglesia en casa, "la iglesia verdadera en cada casa obrera y Cristo en el corazón", esto es todo. Cristo dice: "Bienaventurados vosotros los pobres, porque vuestro es el reino de Dios", Lucas 6-20. Y claro está que somos hombres y mujeres que formamos la Iglesia Pobre, que nos hemos dado de baja de la iglesia de los ricos, ya que Cristo dice: "No se puede servir a Dios y al dinero", Mateo 6-24. Los ricos saben muy bien lo que tienen que hacer si quieren ser cristianos de Cristo. Y que quede bien claro que no necesitamos ninguna clase de teología, de la liberación, ya que quien libera, guía y salva es Cristo, o sea, el Espíritu de Dios. Y los obreros y obreras si quieren seguir a Cristo, ser verdaderos sacerdotes de Dios, profetas, apóstoles de Cristo, en su propia vida, que hagan lo mismo que hemos hecho nosotros, cuenten con nuestro apoyo moral y espiritual, lo mismo también para los ricos y su iglesia, cuando se decidan a ser obreros, pobres como nosotros.

Como se comprenderá, la Iglesia Pobre es simplemente la restauración del cristianismo primitivo, él de Cristo y sus apóstoles, y teniendo muy presente que Jesús de Nazareth, el obrero carpintero, llevaba en sí mismo al Cristo y que se apartó de la religión Judía, vemos claramente que el llamado catolicismo y el protestantismo, juntos con el judaísmo, son sectas muertas, espiritualmente hablando, y que no tienen nada que ver con la religión de Dios. Y claro está, que la religión de Dios no está organizada por los hombres, sin por Dios mismo. Él sabe quienes son sus verdaderos seguidores, pero Cristo, por boca de Jesús de Nazareth, nos dice claramente como podemos estar en y con Dios, buscar la ley de Dios, el reino de Dios, en nosotros mismos. Resumiendo, todo esto es sencillamente la Iglesia Pobre, o sea, evolucionar, avanzar el espíritu, única solución a todos los problema de la humanidad; son muchos siglos de triste experiencia, de que todos los regímenes políticos, todas las religiones organizadas por los ricos, todas las guerras, luchas sociales, etc., han fracasado, sólo queda un camino, una solución, Cristo, Dios, en cada ser humano, esto es la Iglesia Pobre.